Servicio de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Google+ Followers

La importancia de los gestos en una reunión laboral

En una entrevista por temas laborales, no sólo debemos ocuparnos de la indumentaria, también es importante tener en cuenta lo que comunicamos con nuestros gestos. Si antes de acudir a una entrevista preparas el discurso que vas a utilizar, los términos que incluirás en la conversación y el tono que imprimirás en tu oratoria, ¿por qué no haces lo mismo con los gestos que vas a emplear?

Habitualmente no se tiene en cuenta este aspecto, y muchas veces, por el desconocimiento de sus consecuencias, nuestro interlocutor puede despistarse porque lo que dice nuestro cuerpo no se corresponde con nuestro mensaje oral.


Aunque el hombre lleva más de un millón de años utilizando este tipo de comunicación, ésta no se ha empezado a estudiar nada más que hace sólo unas décadas.

El investigador Albert Mehrabian descompuso en porcentajes el impacto de un mensaje: 7% es verbal, 38% vocal (tono, matices y otras características) y un 55% señales y gestos. El componente verbal se utiliza para comunicar información, y el no verbal para comunicar estados y actitudes personales. Este investigador afirma que, en una conversación cara a cara, el componente verbal es un 35% y más del 65% es comunicación no verbal.
 

Los gestos son una parte muy importante de la exposición. Con los gestos podemos atraer la atención o el efecto contrario. Todo depende del buen uso que hagamos de ellos.

Generalmente, opinan los expertos, un abuso en el uso de gestos, da una imagen negativa del individuo, y se toma menos en serio lo que dice. En pocas palabras, el que gesticula mucho es tomado por poco serio, y es considerado más un "charlatán" que trata de utilizar los gestos para restar importancia al contenido de lo que dice.

Aunque sepa qué puede significar un determinado gesto, no caiga en el error de interpretarlo de forma aislada; es fácil que pueda equivocarse. Los gestos se pueden fingir, pero no todo el cuerpo actúa de la misma manera. Las cejas, la risa, la pupila de los ojos y otros pequeños detalles seguramente nos delaten. Por regla general, cuando estamos mintiendo o forzando una situación, el cuerpo nos delata.
 

Los gestos no dejan de ser la "explicación gráfica" de algo; pero ellos deben ser "adecuados" a lo que estamos hablando, siempre siendo moderados en su uso. Aunque ambos extremos son malos, tanto el abuso de gestos como permanecer inmóvil como si fuésemos una figura de mármol. Los gestos deben ser utilizados de una forma razonable, evitando distraer a los oyentes con demasiados movimientos de las manos u otras partes del cuerpo.

Hay que tener en cuenta que todo nuestro cuerpo habla, no sólo comunican las manos. También la boca, los ojos, los brazos, la piernas, y no es una buena opción tratar de disimular, pues no siempre funciona.
 
Podemos mentir con la boca, pero nuestros ojos, nuestra cara, u otras partes, pueden decir lo contrario. No es fácil "fingir" con los gestos. Seamos naturales y expresivos. No hace falta añadir gestos a todos los comentarios, ni comentarios a todos los gestos.
 

Los gestos, al igual que el comportamiento, dan una idea muy clara de cómo son las personas y de su educación. Los gestos, al igual que las palabras, son muy variados. Los hay groseros, los hay divertidos, los hay muy significativos. Los gestos son las palabras mudas que se pueden ver pero no escuchar, aunque si pueden ser interpretadas.-
 
Por Claudia Lombardi

Comunicación e Imagen
Más información sobre pymes y emprendedores:
http://www.negociosypymes.com/

Fotografía: de la serie "Lie to me"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo licencia

Carteras de Cuero

Carteras de Cuero
Click en la imagen para mucho más
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...