Servicio de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Google+ Followers

La crisis financiera mundial y cómo afecta en las pymes

Crisis Internacional


La presente crisis, a diferencia de las anteriores (tequila, asiática, tango, etc.), se caracteriza por ser internacional, lo que nos lleva a considerar:
1) No es de un país solamente, lo que implica que sus consecuencias son globales.
2) Nadie saldrá indemne, ya que el sistema de crédito irregular se expande por todo el mundo, respaldándose unos a otros. Es decir, las “reservas-monetarias” de todos los países están en papel moneda de otros países: dólar, euro, yuan, entre otras.
La crisis internacional recién hace sus primeras manifestaciones de inestabilidad, típicas de sistemas monetarios-financieros anticapitalistas, con pretensiones de sobrevivir en regímenes capitalistas (más o menos híbridos según cada país). Como hemos sostenido desde nuestra teoría (Teoría del Tiempo Económico), el capitalismo no tiene crisis, por el contrario, tiene virtudes sometidas a periódicas crisis debido a que se lo pretende hacer coexistir con sistemas monetarios-financieros de esencia anticapitalista.


Crisis Nacional


Cada país estará más o menos afectado conforme a: 1) su sistema económico, a mayor capitalismo menor riesgo; 2) su mayor participación (más expuesto) en el comercio internacional; 3) a la composición de su respaldo monetario (reservas), a mayor oro menos temores, a mayor papel moneda (dólar, euros, yuan, etc.) mayor temor; 4) déficit presupuestario y endeudamiento (estatales).

Crisis Argentina y su Pyme


Veamos cada uno de los cuatro puntos destacados, referidos a nuestro país:
1) Considerando que somos un país muy alejado del capitalismo, característica profundizada en los últimos años, no se vislumbra un panorama distinto en lo que resta de 2010 y 2011. En otras palabras, no es un país beneficiado por las virtudes de la libre empresa, aunque así lo creamos. Entonces, en términos generales, no hay motivos para que estemos mejor, ni peor (hace mucho que dejamos el capitalismo de occidente).
2) En virtud a que nuestra participación en el comercio internacional prácticamente desapareció, y la poca participación está en manos de 50 empresas, es evidente que este aspecto tampoco afecta a las pymes.

3) Como nuestras reservas están mayoritariamente en monedas irregulares (dólar y euro), estamos en presencia de un factor de suma inestabilidad económica, el cual dependerá de los “humores” estatales. Referido a esta situación es que aconsejamos no sacar el “ojo” del precio del dólar. Entiéndase, no decimos que estamos frente a una catástrofe inminente, pero tampoco decimos que “el que apuesta al dólar pierde”.
4) Respecto a los números del Estado argentino, es evidente que si “ajustamos” la contabilidad pública (nacional y provincial), como lo hacemos los contadores en toda empresa, estamos en déficit considerables. Respecto al endeudamiento, se debe dejar bien en claro que la “convocatoria” iniciada en 2001/2 (aún no terminada) no nos solucionó para nada el problema de la deuda, sino que se postergó para más adelante.


¿En qué aspectos influye esta situación de déficit y endeudamiento en mi Pyme?


a) Sólo existe crédito para el Estado (o sector amigo); y b) En este combo de déficit y endeudamiento estatal, es evidente que los negocios de su pyme no se incrementarán. Por eso, sugerimos que cada uno se preocupe por mantener el cuadro de resultados positivo, lo cual, en un marco inevitable de inflación, se logra buscando alternativas en la etapa de producción o la administración de sus recursos.

La crisis internacional la vemos distinta a los países que la están sufriendo, y ello es consecuencia de que hace tiempo nos hemos alejado del mundo, por eso no recibimos tanto sus golpes, así como no hemos recibido sus beneficios, como los de “pertenecer al primer mundo”.


El crédito es un factor vital para que en un país se desarrollen las pymes. Por eso, no es de extrañar, entonces, que en la Argentina de las últimas 7 u 8 décadas el sector de las pymes no haya tenido la participación que vivió en los países desarrollados, debido a que aquí el crédito disponible ha ido siempre al Estado. ¿Qué esperar de cara al futuro si todavía no hemos terminado la “convocatoria-país de acreedores…”? En lo personal, nunca entendí cómo ésta no fue la “bandera central” de la dirigencia Pyme, en lugar de pretender siempre el amparo del Estado, sin advertir que éste es su principal enemigo.


El panorama, en definitiva, es “sostenerse” hasta que las cosas estén mejor, ello sólo se producirá si los argentinos optamos por el capitalismo. Si usted cree que le estamos diciendo que no somos un país capitalista -motivo por el cual no estamos intelectualmente autorizados a acusar a éste de nuestros males-, está en lo cierto, y el mensaje le ha llegado.-


Por Carlos A. Bondone (*)

(*) Este artículo está basado en los fundamentos teóricos de la “Teoría del Tiempo Económico” de Carlos Bondone, desarrollada en sus libros la “Teoría de la Relatividad Económica –Solución a las crisis monetarias” y “Capitalismo y moneda - Propuesta para salir de las Crisis Monetarias y Financieras”.-

http://www.negociosypymes.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo licencia

Carteras de Cuero

Carteras de Cuero
Click en la imagen para mucho más
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...