Servicio de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Google+ Followers

Consejos para el ciclo que comienza (III)


3

¡Hola! ¿Aún me estás siguiendo a través de estos "consejos"? Es una buena señal para ambos: para mí porque siento que algunas semillas caen en tierra fértil, pero más para ti que eres esa tierra fértil.

Seguramente has leído o escuchado muchas veces estos consejos o parecidos. ¿Es que todos decimos las mismas cosas cuando tratamos estos temas?
Sin duda, pues se trata de un puñado de conceptos tan básicos que no se puede divagar demasiado por sus alrededores y es necesario entrar en forma directa a ellos. Y, siendo un puñado, es imposible no reiterar lo que otros han dicho antes a lo largo de siglos.
Pero también los cristianos, que son millones, repiten una y otra vez una plegaria que aseguran que Él mismo Cristo se la enseñó: el "Padre Nuestro". Y quizá miles de millones de veces al año, de muy diferentes puntos del planeta se alzan las voces que la usan como una fórmula de comunicación básica que, para ellos, es la más eficaz. Y a ninguno se le ocurre quejarse diciendo: "¿otra vez lo mismo?". Cuando algo ha demostrado repetidas veces su eficacia, no tiene mucho sentido intentar introducirle cambios.

Aquí, entre amigos que lo somos o que nos gustaría serlo, cambiamos la forma de conocer y aprender esos conceptos, les agregamos algún toque personal que siempre será muy menor, y aprovechamos el real o supuesto inicio de un ciclo nuevo para hacerte llegar esa información, la misma de siempre, porque "el público se renueva" y lo que hace la diferencia no soy yo en este caso sino que la diferencia eres tú, único e irrepetible individuo a quien no sé si conozco pero que te has hecho un elemento necesario en mi vida, quizá sin quererlo pero sin poder evitarlo.

El año se termina, el mundo celebra de mil formas diferentes el final del 2012 y el comienzo del 2013, un evento que tiene en esencia tanto significado para ti y para mí como el que nos parezca que merece. Un cambio significativo en tu vida o solamente un día más. Creo que mi labor aquí es la de sembrador, y la naturaleza no es afectada por el paso de un día, de un mes, de un año, de un ciclo. Pero a ti y a mi, formados vigilando calendarios, agendas, y todo eso que nos marca el paso de un tiempo que ni siguiera sabemos si existe, el cambio brusco que en un instante se produce cuando deja de ser 31 de Diciembre de 2012 para ser 1° de Enero de 2013 repercute de alguna forma en nuestra conciencia. Y, en mi caso personal, el de sembrador de ideas, me estimula para seguir haciéndolo como una labor útil "en vacaciones", pensando que quizá logre ayudarte en tu camino de mejoramiento personal. En todo caso, tómalo como un regalo de Fin de Año, sencillo pero quizá con algún valor que cristalizará cuando lo tengas en tus manos.
Porque el siguiente paso que voy a mencionarte es incorporar "disciplina" a tu proyecto de vida.

Es una palabra desagradable porque nos hacer imaginar rigores, castigos, obligaciones, pero cuando eres tú mismo quien aplica esa conducta y lo haces contigo mismo, el asunto cambia.
La disciplina es aquí un conjunto de procedimientos que conforman el puente que unirá tu idea inicial con el resultado. Nada menos que eso. Si ese puente, sólido, confiable, resistente, jamás podrías cumplir el objetivo.
Es que muchos te dirán que alguna vez se propusieron algo y no alcanzaron a lograrlo. Y que a ti te sucederá lo mismo. Pero si hurgas un poco en ellos verás que no tuvieron la disciplina necesaria y, entonces, no se recibieron de médicos, o no abrieron su propio almacén, o no rebajaron de peso, o no conquistaron esa persona que querían fuera su pareja.
Nadie tiene éxito por lo que ha hecho en un solo día ni nadie fracasa por lo que no ha hecho en un solo día. El éxito y el fracaso son procesos acumulativos que comenzaron cuando tú lo decidiste y culminan también cuando tú lo decidas.
"Mañana es el día que nunca llega". "No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy". ¿Recuerdas esos consejos que te daban cuando niño? Es que este proceso de cambio que andas procurando iniciar tiene un costo muy elevado que no puedes evitar pagar si quieres que dé resultado. Y ese costo se paga con el único capital real que tenemos los seres humanos en esta vida: el tiempo. El que transcurre casi a razón de un segundo por cada latido de nuestro corazón. El que no se recupera. El que puede invertirse o malgastarse.
Si lo que debías hacer hoy lo haces mañana, no es el mismo tiempo el que estás utilizando. El de hoy se pierde irremediablemente y el de mañana es "otro tiempo".

Si consideras que imponer organización y disciplina a tu vida y a tu proyecto piensas que no vale la pena, es que estás indicando tácitamente piensas que tú no vales la pena. Y si es así, deja de seguir leyendo estas líneas que contienen impregnadas las razones por las que otros alcanzarán sus logros y dedícate a seguir tu vida así como era cuando comenzaste a transitar la primera de las notas.
La disciplina produce satisfacción porque nos muestra qué podemos lograr con nuestro propio esfuerzo. Si alguien te dice que puedes hacerte rico, famoso, feliz o algo de eso "sin esfuerzo" no se lo creas. Lo que dices buscar se construye poco a poco utilizando el material básico del universo: la energía. Y esa energía, distribuida en el tiempo aplicando un método (la disciplina) es la que transformará un simple deseo en una realidad.
La disciplina que apliques a tu proyecto será una muestra concreta de tu inteligencia. Es la herramienta que supera obstáculos y allana el camino hacia los logros. Cambia un "¿lo haré?" por un "¿cómo lo haré?". Cambia un "¿lo conseguiré?" por un "¿cómo lo conseguiré?

Si estás leyendo estas palabras es porque no abandonaste cuando te lo sugerí unas líneas atrás. Y con eso demostraste que quieres y que puedes intentarlo. Sabes que lo que te digo es la verdad, te guste o no. Que hay que abrir bien los ojos para elegir la meta y, una vez orientado hacia ella, cerrarlos y darle para adelante.

Si piensas que puedes, puedes. Si piensas que no puedes, no puedes. Así de simple.

Es verdad también que "del dicho al hecho hay gran trecho". No todos pueden recorrerlo. Tú puedes demostrar al mundo y, lo que es más importante, demostrarte a ti mismo que eres uno de los que están hechos de la buena madera necesaria para transitar cualquier camino, por duro que parezca. Y no tiene que ser obligadamente tan duro cuando utilizas los recursos que tienes a tu alcance: los que están a tu alrededor y siempre lo han estado, y los que están en tu interior, más valiosos, y que nunca hiciste producir como debían.

Los milagros existen pero aquí no los tengo en cuenta como imprescindibles, aunque los acepto con gratitud porque mefacilitan muchas cosas. El único milagro que no podemos obviar eres tú mismo, a quien la vida puso en mi camino, uno entre siete mil millones de convivientes en el planeta, a quien podía no haber conocido nunca y podía nunca haberme conocido.
¿Nos encontraremos en un par de días para dar un cuarto paso juntos? Lo ansío realmente pero no sé cuánto te interesa a ti, si aún no me has escrito un comentario para alentarme a seguir. De todos modos, con tu compañía o sin ella continuaré mi labor, como tú deberías hacerlo con la tuya con o sin tenerme a tu lado. Es una cuestión tuya, personal, y tú decides.

Un saludo afectuoso. Intentaré encontrarnos antes de fin de año. ¿Dónde? Aquí, por supuesto, o en mi buzón de email danielgalatro@gmail.com

Daniel Aníbal Galatro
Esquel, Chubut, Argentina
---
**Visita: http://bohemiaylibre.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo licencia

Carteras de Cuero

Carteras de Cuero
Click en la imagen para mucho más
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...